Por esta 6 Razón las Mujeres Prefieren un Hombre Feo

Hubo un tiempo en que ser guapo o guapa lo era todo.

Hasta que llegaron actores como Jean Paul Belmondo o compositores como Agustín Lara, que demostraron que “la suerte del feo” es la envidia de muchos.

Todo parece indicar que el prototipo de hombre 10 ya no es el hombre bandera, perfecto, musculoso y terriblemente atractivo.

¡Qué buena noticia!

A muchas mujeres siempre les ha llamado la atención los altos y fuertes, los de apariencia dura y, por qué no decirlo, mucho más ¨machitos¨.

Pero en realidad debes saber quiénes son los mejores en la cama y al parecer expertos e investigadores han encontrado la respuesta. ¡Otra buena noticia!

Mientras que un hombre atractivo cree que lo tiene todo ganado, un hombre que es menos agraciado considera que se debe esforzar tanto como pueda para cubrir sus deficiencias físicas. Pero esto no termina aquí, porque al parecer, los feos tendrían otra cualidad que a las mujeres las vuelve locas de forma inconsciente, la fecundidad. 

Pero también te traemos también las ventajas de salir con un feo:

1. RELACIONES DURADERAS

Un estudio revela que las mujeres que se casan con hombres más feos que ellas, tienen matrimonios más duraderos que quienes eligen a hombres guapos.

En la misma investigación se menciona que, cuando un hombre tiene una esposa muy guapa, se esfuerza el doble por tratarla bien y complacerla.

Claro que no estamos ante una regla ni nada por el estilo: sólo son los resultados de una encuesta. Pero sirven para adquirir perspectiva.

2. ADORACIÓN

Seguro, chicas, han escuchado ese consejo materno que reza: “Elige a un hombre que te ame más de lo que tú lo amas a él.” Durante la adolescencia, suena terrible, pero tal vez con los años pueda comenzar a cobrar sentido.

A muchas de nosotras nos gusta sentirnos adoradas, y los chicos menos guapos suelen estar más dispuestos a entrar en ese juego, a declarar su amor constantemente y de formas distintas.

3. INTELIGENCIA

Dicen que ellos se enamoran de lo que ven, mientras que nosotras nos enamoramos de lo que escuchamos o leemos, incluso entre líneas.

Si es por un tipo guapo, créeme que las ideas van tan pero tan importante en mi vida, que eso es justamente lo que me fascina de alguien y me hace percibirlo GUAPO, así con mayúsculas.

Que tenga una idea tan en su cabeza, que trabaje y se entregue a esa idea, es justamente lo que me trastorna de alguien. Chico, alto, deforme, de una tribu del medio oriente o un ser súper promedio […], me importa un revendo espárrago su pinta. Todo me parece guapo desde esa noción. Y desde aquella, sigo esa frase tan bien dicha en Martín Hache: ‘Hay que f0llar con las mentes.’

Preferimos mil veces a un buen conversador que a un adonis aburrido, por ejemplo.

4. ACTITUD

En The Telegraph se publicó un estudio con las siguientes conclusiones:

Los hombres guapos logran conquistar a las mujeres con un guiño o una sonrisa, mientras que los menos atractivos recurren a la seguridad y la autoconfianza, con sorprendentes resultados.

Es decir que los feos a veces se muestran más seguros de sí mismos, y eso nos enamora. El estudio menciona que, al saberse menos guapos, adoptan actitudes firmes, que por lo general les funcionan.

5. SEGURIDAD

No hay cuerpo masculino moldeado en el gimnasio que sea comparable con la sensación de dormir en los brazos del otro por las noches. Esa certeza de seguridad, cuando es constante, es preferible al mejor de los acostones con el más guapo de los guapos.

6. EN LA CAMA

No digo que los guapos no puedan ser buenos amantes, pero algunos chicos comunes, sin tener cuerpazos ni caras de dioses, son capaces de lograr numeritos impresionantes en la cama: efectos especiales, pirotecnia y demás. Es como si suplieran belleza con talento, con una comprensión integral de lo que necesitamos y nos vuelve locas.

También se dice que los menos agraciados cuentan con una bendición en su tamaño.

Los feos, siendo claros, también son mucho más fecundos que los hombres más atractivos. Así que todo parece indicar que el partido está ganado, que ellas se den o no cuenta de eso ya es otra cosa.

Habrá mucho que objetar. Pero muchas de nosotras queremos relaciones estables, que nos satisfagan también en el plano intelectual, y sentirnos adoradas de paso. ¿Qué tantos de los guapos existentes pueden darnos todo lo anterior?

Desconozco la respuesta, pero seguro que no hay muchos modelos de revista haciendo fila para postularse a adoradores.

Muchos hombres lo dicen abiertamente: quieren mujeres hermosas. Algunas de nosotras también lo decimos abiertamente: queremos hombres devotos.

Loading...
loading...
loading...

Comentarios